Luego de que los damnificados del sismo del 19 de septiembre se manifestaran por casi cinco días y realizaran diversos plantones; entre ellos, en el Paso Exprés, el titular de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) en Morelos, Rodrigo Peña Zepeda, fue cesado por la mala administración de los recursos para los afectados.

El lunes, un grupo de familias cerró el Paso Exprés con dirección hacia Acapulco, para exigir a la Sedatu la entrega de recursos y materiales de construcción para levantar y reparar sus casas.

Antes, se mantuvo un plantón afuera de las instalaciones de la dependencia para acusar a Peña Zepeda de “no dar la cara” y no atender a los damnificados. Dicho contingente caminó rumbo a la autopista para cerrarla.

A los automovilistas les decimos que lo sentimos mucho pero también nosotros tenemos necesidades. Dormimos a la intemperie y cuando vamos a revisar las tarjetas no tenemos nada de dinero”, dijo al diario El Universal una ama de casa con una manta que la identifica como habitante de la colonia Emiliano Zapata, en Jojutla, el municipio más dañado por el sismo.

Además, habitantes de Yautepec, Tlayacapan y otras comunidades de la entidad.

Este es el quinto día de movilizaciones y lamentamos que ninguna autoridad se haya presentado a apoyarnos, con excepción del diputado federal Javier Bolaños; del presidente municipal de Jojutla, Alfonso Sotelo Martínez; y de la Comisión Nacional de Derechos Humanos”, señaló un comunicado del contingente.

En tanto, una comisión de damnificados acudió a las oficinas del organismo descentralizado Unidos por Morelos para denunciar que las tarjetas que reciben “no sirven para nada”.

A la mayoría de los damnificados no les han entregado ni siquiera un bulto de cemento, mucho menos dinero”, aseguran.