Presentado hace tres años, el Light Phone busca romper con la adicción a los smartphones. Este teléfono en su primera versión servía solamente para llamar y resultaba ideal como línea secundaria o el trabajo.

Este año la segunda versión incluye herramientas extra como mensajes y alarma.
El nuevo modelo se anuncia como un teléfono que se respeta y se presenta como una alternativa a los teléfonos móviles con conexión a internet y un sinnúmero de aplicaciones.

Lo que se busca es despegarse de las pantallas, en lo que se invierten muchas horas, “para pasar tiempo de calidad en las cosas que más amas, sin distracciones” señalan sus creadores.

Esta segunda versión del Light Phone es financiado a través de la plataforma de crowfounding Indiegogo, incluye herramientas esenciales como soporte 4G, GPS y WiFi que sirven básicamente para ver mapas, hacer carsharing y escuchar música.

Las características principales de este móvil son su pantalla táctil de tinta electrónica y un teclado de 10 dígitos y una autonomía de cinco días.

Hasta el momento, uno de los problemas que han encontrado sus posibles usuarios es el precio de 200 euros.