El Festival de Cannes  ha decidido prohibir las Selfis en  los desfiles en la alfombra roja  que precede a la proyección de las películas más esperada de casa edición, según anunció su delegado general, Thierry Frémaux.

Hace tres años, Frémaux pidió públicamente que las estrellas e invitados que pasaran por la alfombra roja no se unieran a esa costumbre “extrañamente ridícula y grotesca”, que además ralentiza el estricto horario de la organización.

En la alfombra roja, la trivialidad y la ralentización provocada por el desorden que causa la práctica de los selfies perjudica la calidad de la subida de las escaleras y, por tanto, al festival en su globalidad“, explica el responsable de Cannes.

De ahí que en esta 71 edición del certamen más famoso del mundo, que se celebrará del 8 al 19 de mayo, ya no se podrá repetir la habitual escena de invitados haciéndose un selfie mientras se multiplican los flashes de los fotógrafos acreditados.

Por otro lado el Cannes excluirá a Netflix del evento este año, después de que la compañía de transmisión de video se mantuvo firme en su negativa de estrenar sus películas en el cine.

El año pasado, cuando elegimos dos de sus películas, pensé que podría convencer a Netflix de exhibirlas en los cines. Fui presuntuoso: se negaron”, dijo Thierry Fremaux, director del festival.

Netflix proyectó dos filmes en Cannes el año pasado, pero los organizadores habían dicho que la compañía no podría volver a competir en el festival si no los exhibía en cines.

Pequeños cambios en un festival que lleva siete décadas funcionando como una máquina bien engrasada pero que se va adaptando a los tiempos.