Este martes, la Comisión de Gobernación de la Cámara de Diputados votó, en lo general, un dictamen regresivo para la Ley de Publicidad Oficial, a la que medios y periodistas se han referido como “una simulación de la libertad de expresión”.

Dicho dictamen de la Comisión se aprobó con 15 votos a favor, 8 en contra y una abstención. La iniciativa irá a Pleno sin consultar a la sociedad civil, como anticipó el colectivo #MediosLibres.

De acuerdo con organizaciones, el documento no atiende los problemas que supone la publicidad oficial como mecanismo de “control indirecto de las líneas editoriales, la asignación discrecional de recursos públicos millonarios, su utilización para fines proselitistas o electoreros, entre otros”.

La ley permitiría a los gobiernos federal y locales utilizar recursos públicos en medios de comunicación, sin rendir cuentas.

Por su parte, el panista Juan Pablo Piña Kurczyn señaló que aprobar el fallo creará censura al momento de dejarle a la Secretaría de Gobernación (Segob) el padrón de los medios que pueden recibir dinero.

Los puntos a cuidar

El dictamen incentiva el uso proselitista de la publicidad oficial, al considerar que las campañas de comunicación pueden tener como objeto la difusión de logros de los gobiernos.

Asimismo, permite la ineficiencia y discrecionalidad en el uso de los recursos, ya que exenta de regulación a ciertos pagos que se hagan a los medios de comunicación, lo que podría fomentar la corrupción y el desvío de fondos.

Finalmente, la Segob estaría a cargo del Padrón de Nacional de Medios de Comunicación, omitiendo la elaboración de controles descentralizados para vigilar y fiscalizar el uso de la publicidad oficial.