Una caravana de migrantes centroamericanos que provocó el enojo de Donald Trump, estaba detenida el martes en una arena deportiva en el estado de Oaxaca, sin manera de llegar a la frontera con Estados Unidos.

El presidente estadounidense escribió el martes en Twitter que “la gran Caravana de gente de Honduras” debería ser detenida o si no estaría en juego el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

La caravana que llegó a tener 1,150 personas o más se detuvo hace días en la población de Matías Romero, en el estado de Oaxaca.

Funcionarios de inmigración les daban asesoría para solicitar visas mexicanas de tránsito o humanitarias.

El objetivo de la caravana era llamar la atención sobre la suerte de los migrantes y no estaba equipada para llegar a la frontera con Estados Unidos.

Las partes organizadas de las caravanas generalmente no sobrepasan el estado de Veracruz, pero algunos participantes, individualmente o en pequeños grupos, continúan en autobús o camión hasta la frontera.

Los eventos de este año aparentemente tuvieron más repercusión en Estados Unidos, y Trump ha emitido tuits que han enfurecido a México, que en años recientes ha detenido y deportado a cientos de miles de migrantes centroamericanos antes de que puedan llegar a la frontera.