Durante el partido entre Barcelona y Roma en el Camp Nou se dejaron ver globos amarillos en las gradas, pues la iniciativa del Comité de Defensa de la República (CDR) del Barcelona, sin relación alguna con el club, lo tomó como una protesta por la situación política que se vive en la actualidad en Catalunya.

Sin embargo, la afición azulgrana podría ser sancionada por parte de la UEFA en caso de que algún globo alcanzara el terreno de juego, pues no hay ninguna lectura política en esa decisión, afirmaron desde la institución barcelonista.

Cerca del minuto 17 del partido, como viene siendo habitual, se escucharon cánticos independentistas y de libertad, donde aparecieron muy pocos globos en el Camp Nou, aún así, el árbitro Makkelie se vio obligado a detener el encuentro unos instantes.

Esta acción ha sido promovida por entidades y grupos independentistas que han animado a los aficionados a traer globos al estadio blaugrana con el objetivo de teñir las gradas de amarillo, símbolo de la petición de libertad para los “presos políticos” durante los últimos meses.

Antes del partido el público ya había comenzado estas acciones, pues en el himno de la Champions League se opacó por los silbidos y gritos de la afición, en señal de protesta contra la UEFA, uniéndose pancartas con la leyenda Libertat.