Chivas se llevó un importante triunfo al vencer 2-1 a Toronto FC en la primera final de la Concachampions 2018.

Rodolfo Pizarro anotó a favor de las Chivas a los 2 minutos, después apareció Alan Pulido quien selló el triunfo del “Rebaño” en el 72 gracias a un lanzamiento de falta.

Las Chivas, en su primer acercamiento, aprovecharon la poca defensiva de los locales para poner el 1-0 en el marcador.

Los mexicanos, sin Jair Pereira, Edwin Hernández ni Rodolfo Cota, sancionados, vieron noqueados a sus rivales y se lanzaron a por el segundo. Pulido se quedó a centímetros de lograrlo pero Alexander Bono lo evitó.

Escaso de ideas, con el campo muy pesado por la nieve, los locales lograban acercarse al arco rival pero no aparecían ni Giovinco ni Bradley.

La segunda parte inició Toronto volcado y las Chivas rezagadas, esperando su oportunidad para morder a la contra.

El atacante mexicano y Alan Pulido centró desde la izquierda en una falta y el arquero local, mal posicionado, se estiró para mirar con la nuca cómo el balón entraba casi sin querer en sus redes.

Celebraban los del argentino Matías Almeyda junto a cientos de aficiondos mexicanos que se dieron cita en el BMO Field, conocedores de lo importante del tanto, que le dio más de media copa a las Chivas 56 años después de su última corona en la Liga de Campeones.