El presidente Enrique Peña Nieto promulgó el Decreto que reforma la Ley del Servicio Exterior Mexicano, que amplía las prestaciones, mejora las condiciones laborales y eleva a 70 años la edad de jubilación de los servidores públicos de ese sector.

Asimismo, nombró Embajador Emérito de México al excanciller Bernardo Sepúlveda Amor, e instituyó el 8 de noviembre como fecha de la fundación del primer antecedente de la actual Secretaría de Relaciones Exteriores, como el Día del Diplomático mexicano.

En un discurso pronunciado en Palacio Nacional, ante los secretarios de Relaciones Exteriores y de Hacienda, Luis Videgaray Caso y José Antonio González Anaya; de los presidentes de las Cámaras de Senadores y de Diputados, Ernesto Cordero y Edgar Romo; embajadores y diplomáticos, dijo:

Los cambios a la ley buscan dar certeza a las tres etapas de la carrera de los miembros del servicio exterior: el ingreso, el desarrollo profesional y el retiro”.

Entre los cambios más relevantes, destacó un primer conjunto de cambios que amplían las prestaciones laborales de los miembros del servicio.

“Con esta ley se mejoran las condiciones para su retiro, incluyendo una mayor pensión y la ampliación de la edad de jubilación hasta los 70 años”.

Agregó que también habrá apoyos para aquellos miembros del servicio que están adscritos al exterior y tienen hijos menores de cinco años o con alguna discapacidad.

Un segundo conjunto de cambios establece un plan de carrera que contribuye a una mayor profesionalización de sus miembros. Asimismo, flexibiliza las condiciones para que los integrantes del servicio exterior sean comisionados en otras dependencias e impone requisitos explícitos para el personal que no sea de carrera, agregó.

Y expuso que un tercer y último grupo de cambios fomentará una mayor participación de las mujeres en el proceso de ingreso y favorecerá la paridad de género en los ascensos.

Destacó que los legisladores fortalecieron la responsabilidad administrativa, así como la transparencia y la rendición de cuentas, estableciendo la obligación para los embajadores y cónsules, de presentar un informe anual de actividades por escrito.

“Con estas medidas estamos construyendo un servicio exterior más fuerte y moderno”, afirmó el jefe del Poder Ejecutivo Federal.

Reiteró que México es un actor global que defiende sus intereses soberanos y actúa en favor de las mejores causas de la humanidad.

“Hoy más que nunca debemos reafirmar nuestra voluntad para trabajar con socios y aliados, y refrendar nuestro compromiso con el multilateralismo como el mejor camino para enfrentar los retos compartidos.

“Por eso he reiterado en distintos momentos dos directrices centrales de nuestra actuación en el mundo: en primer lugar, que la política exterior debe estar guiada siempre por la defensa del interés nacional, nuestra soberanía y la dignidad del pueblo mexicano; en segundo lugar, que debemos mantener siempre una actitud constructiva y abierta en nuestras relaciones con otros países, que nos permita superar diferencias, enfrentar retos comunes y alcanzar acuerdos”.

Afirmó que para cumplir esos compromisos los mexicanos contamos con un servicio exterior sólido, profesional y leal.

Sus responsabilidades

El artículo 2 de la Ley del Servicio Exterior Mexicano, adjudica al SEM las siguientes responsabilidades:

  • Promover y salvaguardar los intereses nacionales.
  • Proteger los derechos de los mexicanos en el extranjero.
  • Mantener las relaciones con la comunidad internacional.
  • Interveniren la celebración de tratados.
  • Cumplir los tratados y obligaciones internacionales.
  • Velar por el prestigio del país en el exterior.
  • Velar por la paz y la  seguridad internacionales.
  • Promover la cultura nacional en el exterior.
  • Recabar información que pueda ser de interés para México.
  • Coadyuvar a la mejor inserción económica de México.
  • Destinar recursos a repatriación; asesoría jurídica, entre otros.
  • Realizar visitas a cárceles; atención telefónica; seguridad al migrante, etc