El gobierno de India aprobó una propuesta para que se aplique la pena de muerte a los condenados por violar a menores de 12 años, en un intento por combatir el aumento de los delitos contra las mujeres.

La decisión se tomó tras el escándalo provocado por la brutal violación y asesinato de una niña de ocho años en el estado de Jammu-Kashmir y la presunta violación de otra menor por parte de un legislador del partido gobernante en el estado de Uttar Pradesh, así como otros casos de violación de niñas en el país.

El gabinete del primer ministro Narendra Modi aprobó la propuesta, que será enviada al presidente del país, reportó el sábado la agencia de noticias india Press Trust. Para que se convierta en ley, el Parlamento deberá ratificar la ordenanza en un plazo de seis meses, pero entretanto la ordenanza podrá aplicarse a los sospechosos de violación de menores.

En el caso de Kashmir muchos manifestantes se enfurecieron contra el partido nacionalista hindú de India, también oficialista, por inicialmente ponerse de lado del acusado. La joven víctima era musulmana y los acusados eran hindúes.

Un total de al menos nueve sospechosos, incluso un legislador del partido oficialista Bharatiya Janata y cuatro policías, han sido arrestados en los dos casos reportados recientemente en los estados de Jammu-Kashmir y Uttar Pradesh.

Los delitos violentos contra las mujeres han estado subiendo en India pese a que en 2013 se promulgaron leyes más duras. En 2012, la fatal violación grupal de una joven en Nueva Delhi hizo que cientos de miles de personas salieran a las calles a exigir leyes más duras contra la violación en el país.

El gobierno aprobó leyes que duplican las sentencias para violadores, a 20 años de prisión, y criminalizaron el voyerismo, el acoso y el tráfico de mujeres. Los legisladores indios también votaron a favor de reducir la edad de los jóvenes acusados –de 18 a 16–para que puedan ser procesados como adultos por delitos atroces.

La abogada Abha Singh dijo que la medida del gobierno anunciada el sábado podría disuadir a los hombres de cometer delitos contra las mujeres, pero exhortó al gobierno a establecer un plazo para llevar a los sospechosos ante la justicia, ya que los tribunales indios son conocidos por sus largos retrasos, con más de 30 millones de casos pendientes.

Dijo que “la tasa de condenas en casos de violación en India era de apenas el 28%, lo que implica que 72 de cada 100 sospechosos quedan impunes”.