El domingo pasado, Jacob García, de 28 años de edad, fue sometido por policías en un avión que viajaba con destino a Chicago, en el Aeropuerto Internacional de Miami; lo cual provocó un retraso en el mismo.

Tres policías subieron al avión después de que los tripulantes reportaron que García estaba acosando a quienes abordaron este vuelo, mientras propinaba insultos raciales; los elementos intentaron someterlo a la fuerza para sacarlo del aerotransporte, pero al resistirse y cuestionar el porque estaba siendo agredido, el cuerpo de seguridad utilizó una pistola eléctrica para controlarlo.

Estas imágenes quedaron registradas en redes sociales por videos que los mismo pasajeros grabaron durante este altercado.

Tras viralizarse, la aerolínea American Airlines emitió un comunicado en el que aclaró que “por un altercado físico entre dos pasajeros”, el joven, al oponer resistencia, tuvo que ser controlado con esta herramienta por parte de los agentes que intentaron calmar la situación.

Una vez que los policías ingresaron a la aeronave, el pasajero se tornó agresivo con los oficiales“, por lo que “fue posteriormente arrestado” y puesto bajo custodia.

Tras este incidente, el avión despegó a su destino.