Bélgica y gran parte de Francia se encuentran este domingo bajo alerta naranja por las fuertes lluvias y vientos de hasta 100 kilómetros por hora, informó el Servicio Meteorológico Nacional (Météo-France).

La tempestad tendrá origen en Francia, en donde nueve departamentos han sido puestos en alerta.

Según Météo-France, los vientos tendrán una intensidad de 80 kilómetros por hora, y podrían alcanzar puntualmente los 100 kilómetros por hora y estar acompañados de granizo.

Las precipitaciones podrían llegar a 70 milímetros en una hora en algunas regiones, lo que correspondería a dos o tres semanas de lluvia en tiempo normal.

En Bélgica, el Instituto Real de Meteorología (IRM) aconsejó a los ciudadanos a evitar salir en auto ante el riesgo de rachas de viento de hasta 85 kilómetros por hora, acompañadas de granizo.