El Papa Francisco felicitó hoy el “valiente compromiso” de los líderes coreanos del Norte y del Sur, respectivamente Kim Jong-un y Moon Jae-in, y deseó que su ejemplo inspire a todo el mundo.

El pontífice se refirió a la reunión de ambos presidentes que tuvo lugar en la Casa de la Paz de Panmunjom, la Zona Desmilitarizada que separa a sus dos países, tras haber bendecido a miles de personas con el rezo del “Regina Coeli” (Reina del Cielo).

Asomado a la ventana de su estudio personal en el Palacio Apostólico, al mediodía de este domingo, aseguró que acompaña “con la oración” el resultado positivo de la cumbre inter-coreana del viernes pasado.

Ante la multitud congregada en la Plaza de San Pedro, destacó el “valiente empeño” asumido por los líderes de las dos partes al realizar un “recorrido de diálogo sincero” para una Península Coreana libre de armas nucleares.

Rezo al señor para que las esperanzas de un futuro de paz y de fraterna amistad no sean desilusionadas, y porque la colaboración pueda proseguir llevando frutos de bien para el amado pueblo coreano y para el mundo entero”, precisó.

Luego, llamó a todos los presentes a esforzarse en imitar el ejemplo de Anna Chrzanowska, beatificada la víspera en Cracovia (Polonia) y que dedicó su vida a curar a los enfermos en los cuales veía el rostro de Jesús sufriente.