A 28 kilómetros al oeste de Stuttgart, se encuentra una pequeña metrópoli llamada Weil der Stadt. Es una encantadora ciudad que conserva su aspecto original que data de 1648, antes de ser destruida durante la Guerra de los Treinta Años.

Posterior a ello, fue reconstruida con los mismos diseños estructurales, por lo que aún dominan edificaciones de ese periodo del siglo XVII. En su arquitectura destacan edificios arqueados, murallas bien atesoradas -con puertas y torres-, así como casonas de espléndidas fachadas.

A la sombra de Weil der Stadt, siempre hay algo para festejar o disfrutar, ya sea arte, cultura e incluso ofertas del momento.

Para Eva Weil, responsable de información turística de la ciudad, Weil der Stadt podría describirse en dos frases: Un pasado impresionante, pero también un futuro prometedor, porque cuenta con una larga tradición, pero además se sitúa de cara a su desarrollo pleno como ciudad.

En entrevista con Notimex, Eva Weil señala que esta ciudad, estado de Baden-Wurtemberg, Alemania, tiene una superficie de 43 kilómetros cuadrados y cuenta con una población de cerca de 20 mil habitantes.

Adelanta que esta pequeña metrópoli tiene en puerta dos grandes proyectos que la harán una ciudad más importante. Por un lado, apunta, la construcción de la carretera sur, a cuya obra se invertirán unos 15 millones de euros y que contribuirá a disminuir el tráfico de la ciudad.

Por otro lado, también está el nuevo diseño de la antigua fábrica de mantas de lana, cerca del centro, con un diseño moderno y muy atractivo donde habrá tiendas de todo tipo y una oferta de vivienda con servicios completos.

Entre éstos, destacan más de 300 cajones de estacionamiento y un parque municipal con instalaciones recreativas y muchos espacios más, dedicados a la diversión, lo que contribuirá a levantar aún más a esta vieja ciudad, acotó.

Entre los hombres sobresalientes que esta bella ciudad vio nacer, resalta Johannes Kepler, astrónomo, científico y matemático nacido el 27 de diciembre de 1571 y considerado uno de los creadores de la ciencia actual.

Su destacado trabajo en el ámbito de la astronomía lo llevó a descubrir que los planetas giran en su propia órbita elíptica alrededor del sol. Creó así, las leyes que hoy llevan su nombre (leyes de Kepler); éstas son; Ley de la órbita, Ley de las áreas y Ley de los períodos

Johannes Kepler murió el 15 de noviembre de 1630, a los 58 años de edad, en Ratisbona, Alemania, víctima de un añejo padecimiento que lo aquejaba desde hacía ya varios años y el cual no pudo superar.

Para su personaje más famoso, Weil der Stadt erigió un monumento en su honor, en la plaza del mercado. También, construyó un museo para recordar su obra. Kepler trabajó en las ciudades de Graz, Praga y Linz, y estuvo al servicio de los Habsburgo (emperadores del imperio romano Germánico).

Según Crystopher Heyn, considerado cronista de la ciudad, a esta pequeña urbe se le unieron cuatro barrios desde los años 70, que antes estaban separados entre sí: Merklingen, Münklingen Hausen y Schafhausen, para quedar conformada por cinco distritos.

En charla con Notimex, señala que estos cuatro barrios se unieron con Weil der Stadt durante la llamada reforma territorial o “reforma del territorio”, para constituir una sola entidad.

Agregó que en la zona industrial y comercial ampliada se crearon muchos nuevos pequeños y medianos empleos, provenientes de PyMES (Pequeñas y medianas empresas).

No obstante señala que a estas PyMES, además, grandes empresas como DaimlerChrysler, BMW, Hewlett-Packard y Bosch, son las que sostienen la economía en esta ciudad.

Por otra parte, sostiene que el sector minorista también juega un factor importante en la vida económica de la ciudad, como lo demuestran la variedad de tiendas y el gran mercado de Navidad que cada año organiza la Asociación Comercial Local en el centro de la ciudad.

Un mercado semanal (sábado) y otros establecimientos que ofertan diversos productos (cada dos meses) enriquecen la oferta de empleo. En la economía rural, es la agricultura y la ganadería donde predominan la producción de leche y la cría de cerdos.

Heyn menciona que existe una añeja costumbre que anualmente atrae a miles de turistas que arriban desde muy lejos a esta ciudad. Se trata del carnaval de Weil der Stadt llamado “Weiler Fasnet”.

Dicho evento, destaca, combina las influencias del carnaval de Jubilario de Suabia con las del de Renania. Detalla que este carnaval, basado en tradiciones de la tribu germánica que tiene lugar en varias ciudades del sudeste del país, empieza a despertar a sus habitantes con un cañón.

Al caminar por las atractivas callejuelas del casco antiguo, se respira la atmósfera especial del comercio de la ciudad, donde el visitante puede admirar las obras de arte en la majestuosa iglesia parroquial de los Santos Pedro y Pablo, o los de la hermosa capilla de los Hospicios.

También se puede visitar el museo informativo de la ciudad o el de Kepler -renovado por completo- y qué decir del Parque Natural de Merklinger Ried, que se extiende hasta el amplio valle del río Wurm, en el que anidan muchas aves raras, y que sirve como polo de equilibrio.

Muchos factores inciden a favor de Weil der Stadt: la conexión a la Red de Expresos Regionales (trenes RER), tres autopistas de libre acceso y una buena infraestructura carretera que permite llegar en sólo 30 minutos desde Stuttgart, la capital de Baden-Wurtemberg.

 

COMPARTIR