La organización “México, ¿cómo vamos?” evaluó a los 9 estados del país en los que el 1 de julio se elegirán gobernadores, teniendo como indicadores el crecimiento económico promedio, la generación de empleos formales, la informalidad laboral, la productividad laboral, la pobreza laboral y la deuda pública como proporción del PIB estatal.

De acuerdo con la directora general de la asociación, Valeria Moy, en cuanto al crecimiento económico, sólo dos de las entidades –Puebla y Guanajuato– alcanzaron la meta de crecer 4.5 por ciento promedio anual en sus respectivas administraciones.

La disparidad regional se hace presente en los casos de Chiapas, Tabasco y Veracruz, donde sus gobiernos dejan cifras bajas en casi todos los indicadores.

Su economía ha decrecido en 0.3, 3.1 y 1.3 por ciento, respectivamente; Chiapas cumplió únicamente 4 por ciento de la meta de generación de empleo, Veracruz el 14 y en Tabasco desaparecieron empleos formales equivalentes a 15 por ciento de su meta.

Contrastes en las entidades

Por otro lado,  Jalisco y Guanajuato tuvieron un desempeño económico positivo, aunque tienen pendientes un crecimiento más sostenido y la mejora en los niveles de productividad laboral, respectivamente, así como la generación de empleo formal – Guanajuato cumplió con 89 por ciento de la meta y Jalisco con el 90–.

En tanto, la Ciudad de México, Morelos, Puebla y Yucatán presentan tanto avances como pendientes a lo largo de sus administraciones.

En la CDMX se cumplió con 108 por ciento la meta de generación de empleo, pero la proporción de personas en situación de pobreza laboral pasó de 29.5 a 37.9 por ciento. Mientras que en Yucatán la productividad laboral pasó de $118 a $123 pesos por hora trabajada, pero sigue siendo un valor considerablemente menor al nacional, de $162. Además, sólo cumplió con 56% de la meta de generación de empleo formal.

Para consultar el informe completo, por favor da clic aquí.