El presidente de la Federación Mexicana de Esgrima (FME), Jorge Castro Rea, fue declarado como “Persona Non Grata” por la Confederación Centroamericana y del Caribe de Esgrima (CCCE), ya que se encuentra en situaciones de escándalo, faltas de respeto y otras controversias.

El presidente del Comité Olímpico Mexicano (COM), Carlos Padilla Becerra, recibió un comunicado de parte del presidente de CCCE, David Munguía Payés, con copia al titular de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade), Alfredo Castillo.

En dicho documento mencionaban falta de respeto y burla a los dirigentes, así como ignorancia y violación a los estatutos del CCCE, además de boicot en los congresos desde 2013 y a los campeonatos de dicho organismo; por lo cual Castro Rea no podrá participar ni estar presente en loa congresos o competencias de la Confederación.

Esta decisión no lesionará ni limitará, ni afectará jurídica ni deportivamente la participación de los atletas mexicanos en las justas deportivas de la jurisdicción de esta confederación”, asegura el documento.

Es por esto que la competencia organizada por Castro Rea, en diciembre pasado, es ilegal y no cuenta con el reconocimiento de los países miembros de la CCCE, ya que también desconocen a la Confederación Iberoamericana de Esgrima.

Paola Pliego, esgrimista profesional, reveló en varias ocasiones lo mal que Castro Rea manejaba a la FME, además del presunto caso de dopaje que la dejó fuera de los Juegos Olímpicos de Río en 2016, sin embargo, fue exonerada meses después por la Agencia Mundial Antidopaje.

El problema más reciente es una acusación de corrupción, además de que no se inscribió a Pliego en la Copa del Mundo de Baltimore, por otro lado la Comisión de Apelación y Arbitraje del Deporte (CAAD), determinó que se deben convocar a nuevas elecciones por irregularidades en el proceso pasado, en donde resultó reelecto como presidente.