Durante los primeros tres meses de este año, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) dejó de percibir un monto de 14 mil millones de pesos que habría recaudado por los impuestos a la gasolina.

Lo anterior se debe al estímulo fiscal que empleó para evitar el aumento en los precios de los combustibles; es decir, entre enero y marzo dejó de percibir esos millones que recauda a través del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS), pues “no cobró” un porcentaje del gravamen.

Cabe recordar que el subsecretario de la dependencia, Miguel Messmacher, admitió que los precios de las gasolinas podrían subir o bajar de forma constante, debido a las condiciones del mercado internacional.