El plan para mantener un incremento moderado de precios en los insumos del sector de la construcción en México no marcha, y las alzas del cemento y el concreto lo confirman.

De acuerdo con la Asociación Mexicana de Concreteros Independientes (AMCI), el incremento durante el primer mes del presente año fue del 5 al 10 por ciento entre los principales productores y distribuidores, contra el 3 por ciento promedio que tenían previsto y el cual se había acordado en julio de 2017 entre la Cámara del Cemento, la Cámara Nacional de la Industria del Desarrollo de Vivienda, la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción y la Confederación de Cámaras Industriales.

El alza en los materiales

Durante febrero de 2018 se presentó una Tasa de Inflación Anualizada de 5.87 por ciento en los precios de los materiales, alquiler de maquinaria y remuneraciones para la industria de la construcción.

Las cifras del Centro de Estudios Económicos del Sector de la Construcción (CEESCO), en su comparación con el mismo mes del año anterior, expresaron que dicho porcentaje significaba una caída del 50 por ciento con relación al nivel registrado en febrero de 2017.

No obstante, nuevamente el concreto y cemento se mostraron por arriba de la media con topes del 5.36 al 12.33 por ciento en el aumento de sus precios.

Las ciudades con el mayor incremento de costos en la construcción residencial en el segundo mes del año fueron Tepatitlán, Jalisco, donde los materiales de construcción presentaron una variación de 18.86 por ciento; Aguascalientes, Aguascalientes, con 15.10; y Cortazar, Guanajuato, con 13.34 por ciento.

La varilla, aplastando

Para finales de marzo, la varilla fue el material que más aumentó su precio en localidades como Monterrey, donde registraba incrementos de hasta 21.4 por ciento.

Un análisis de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) señaló que los derivados de acero representan el tercer mayor costo de construcción de obra pública y privada del país, detrás del cemento y concreto.

Sobre estos dos últimos, el pasado abril distribuidoras reportaron un nuevo golpe a los presupuestos con un aumento de hasta 16 por ciento en algunas regiones, derivado de las condiciones climatológicas desfavorables de marzo y efectos de estacionalidad.

En el caso de Cemex, la utilidad neta cayó 92% a 26 millones de dólares, un resultado producto de menores resultados de operación, una mayor pérdida cambiaria y mayores impuestos, mencionó el reporte trimestral difundido el jueves 26 de abril.

Finalmente, de mantenerse la tendencia en mayo, y sin cambios por la aparente conclusión de las renegociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), en 4 meses los costos de los insumos de la construcción habrían enfrentado un alza que rozaría el 33 por ciento.