Las piernas del bebé se contraen de dolor. Llora, pero está tan deshidratado que no le salen lágrimas. Su abdomen está tan tenso como un globo. Es fácil contar las 12 filas de costillas que se le asoman en el pecho.

Luego de tres años de guerra civil, Yemen pasa hambre y pronto podría haber numerosas muertes por inanición. Los rebeldes hutíes controlan el norte del país, y una coalición encabezada por Arabia Saudí  con respaldo y armas de Estados Unidos ha intentado bombardear a los insurgentes hasta su rendición con una interminable campaña aérea para apoyar al gobierno yemení.

Unos 400.000 niños luchan por sus vidas en el peor estado del hambre: desnutrición aguda grave, la etapa en la que se observan los vientres hinchados y los delgados brazos en una clara señal de que el cuerpo se está consumiendo a sí mismo por la falta de proteínas y nutrientes.

En Yemen, alrededor de 2,9 millones de mujeres y niños sufren de desnutrición grave, la segunda peor etapa de inanición.

La madre de Fadl, Fatma Halabi, recordó cómo vivía antes de la guerra en el distrito occidental de Mowza, cerca de la costa del Mar Rojo. En ese tiempo, su familia comía regularmente pescado y vegetales. Su esposo, un leñador, ganaba el equivalente a 4 dólares diarios.

Mowza estuvo bajo control de los rebeldes hutíes durante gran parte de la guerra, hasta que el año pasado, las fuerzas del gobierno lograron expulsar a la insurgencia. Los combates y los ataques aéreos desplazaron a los habitantes, algunos de ellos esparciéndose por el Gran Valle.

Separada de su esposo, Halabi se llevó a sus cuatro hijos y sus dos cabras al Gran Valle, una árida planicie al pie de las montañas rumbo a la ciudad de Moca, en el Mar Rojo.

Esos desoladores tramos son, históricamente, el lugar donde se encuentra la muerte.

Hace más de 400 años, un gobernante musulmán envió a la fuerza a este lugar a casi toda la población judía de Yemen que se negó a convertirse al islam. De acuerdo a los relatos, dos terceras partes de ellos murieron a causa del calor y las carencias.

Halabi y sus hijos se ocultan entre espinosos arbustos de la artillería y los ataques aéreos. Un día de abril del año pasado, entró en labores de parto y, sin ayuda, dio a luz a Dadl debajo de un árbol.

Eventualmente, se reunió con su esposo y se establecieron en una choza abandonada del valle.

Fue ahí donde en febrero pasado Halabi se sentó a hablar con una cuerda amarrada a su diminuta cintura, mientras su blusa azul seguía deslizándose de su huesudo hombro.

Sus oraciones eran breves. Cansadas. Cuando se le preguntó lo que había comido ese día, respondió “bor”, la palabra local árabe para harina. “Somos pacientes”, dijo. “Debemos alimentar a los niños”.

Hagar Yahia holds her 5-year-old daughter Awsaf, who is suffering from malnourishment from living mainly off of bread and tea, in this Feb. 9, 2018 photo in Abyan, Yemen. Yahia, her husband and eight children fled from their hometown on Yemen’s western Red Sea coast to escape the war, eventually ending up more than 200 miles away in the village of Red Star in the south. Ever since, they’ve struggled to find enough food. (AP Photo/Nariman El-Mofty)

Cuando le da hambre, se acuesta e intenta dormir.

Ella y su esposo a menudo solo tienen una comida por las mañanas, y no vuelven a comer hasta el día siguiente.

Incapaz de amamantar a Fadl, le dio leche de cabra o de camello, que carecen de los nutrientes de la leche de pecho o la fórmula láctea. El recién nacido seguía sufriendo de fiebre y diarrea, por lo que ella seguía pidiendo dinero prestado para llevarlo al hospital de Moca.

El hospital ha registrado 600 casos de desnutrición en menos de 10 meses, pero está tan desabastecido que ni siquiera tiene analgésicos para el dolor de cabeza, dijo el doctor Abdel-Rehim Ahmed. No cuenta con un centro de alimentación terapéutica. Ninguno de los médicos está capacitado para tratar la desnutrición.

Y Moca está copada por 40.000 desplazados.

Sin atención médica, la desnutrición prolongada provoca que el cuerpo pierda sus reservas de carbohidratos, grasas y proteínas. El cerebro tiene problemas para encontrar energía, el tamaño del corazón se reduce, la piel se agrieta y expone al cuerpo a contraer infecciones. Los riñones y el hígado dejan de funcionar de manera apropiada, por lo que el cuerpo se llena de toxinas, lo que provoca un círculo vicioso de enfermedades.

La última visita de Fadl al hospital fue el 29 de noviembre. Con ocho meses de edad, pesaba apenas 2,9 kilogramos (6 libras), la tercera parte del peso normal. La circunferencia del brazo, una medida común para evaluar la malnutrición, era de 7 centímetros (menos de tres pulgadas). Eso indica una desnutrición aguda grave.

Incapaces de pagar el hospital, los padres de Fadl se lo llevaron a casa.

Poco después dio un último respiro en los brazos de su abuela. Sus agotados padres dormían en el suelo. La abuela los despertó para decirles que el niño había muerto.

La única imagen de Fadl durante su breve vida de hambre, es el video tomado por el jefe del centro nutricional. Sus padres no tienen un teléfono celular o una cámara.

“A veces despierto por la mañana y recuerdo que ya no está aquí y comienzo a llorar”, dijo Halabi. “¿Quién no lloraría por sus hijos?”.

Staff measure the middle upper arm of Salima Ahmed Koryat, a 6-month-old Yemeni girl, to test how malnourished she is at the main hospital in Mocha, Yemen, in this Feb. 10, 2018 photo. The girl, whose family fled fighting in the nearby Mowza region, weighed only 4.2 kilograms (9 pounds). (AP Photo/Nariman El-Mofty)

PIES

Un grupo de activistas utilizó 5.000 flores para dibujar un signo de paz y la palabra Yemen frente al Capitolio estadounidense el pasado 19 de marzo. El acto sirvió para recordar a los 5.000 niños asesinados por los bombardeos sauditas en Yemen..

Un artista pinta un mural en protesta del conflicto, durante la campaña de paz “Día abierto de arte”.

Desminadores yemeníes entrenados en las fuerzas emiratíes con detectores de metales buscan minas terrestres presuntamente plantadas por los rebeldes houthi en una ciudad después de apoderarse de los rebeldes en la provincia occidental de Hodeidah, Yemen, el pasado 18 de marzo 2018.

Una niña yemení es vacunada contra la difteria, tras un brote agudo, en un centro de salud de Saná, Yemen, el 13 de marzo de 2018.

Un grupo de niños presenta documentos a una ONG local para recibir su ración de comida, en abril de 2017 en Saná.

Un grupo de ciudadanos inspecciona los daños producidos por la explosión de un coche bomba en la ciudad sureña de Aden, el pasado 13 de marzo. Al menos tres personas murieron y más de 20 resultaron heridas.

El palacio presidencial de la capital de Yemen, Saná, fue alcanzado por ataques aéreos que dejaron seis personas muertas y 30 heridas, informaron funcionarios de salud.

Awsaf, a 5-year-old Yemeni girl, eats bread and drinks tea _ which on many days is the only food she has _ crouching next to her mother in their hut in Abyan, Yemen, in this Feb. 15, 2018 photo. Across southern Yemen stretches a landscape of desperation, in towns, villages and camps for the displaced, families are left unable to afford food amid the civil war between Houthi rebels and a government backed by a destructive Saudi-led air campaign. (AP Photo/Nariman El-Mofty)

DATO

Los houthies

Los houthies dicen estar llevando a cabo una revolución contra los políticos corruptos y las potencias del Golfo. Este grupo, que forma parte de la corriente zaidí del chiísmo, tomó la capital del país, Saná, y expulsó al gobierno del presidente Hadi, forzando a éste a exiliarse en Arabia Saudí. Temiendo que su avance fuera un intento por parte de Teherán de tomar el poder, Riad y otros países árabes armados y apoyados por Estados Unidos y Reino Unido intervinieron el 26 de marzo de 2015 para restaurar su poder.

Objetivos no alcanzados

El analista y exviceministro de Exteriores de Yemen, Mustapha Noman, consideró que la intervención de Arabia no ha alcanzado los objetivos previstos.

“Está claro que no se han conseguido los objetivos”, dijo, “es verdad que, desde 2015 hasta ahora, los Huthi han perdido la mayoría del territorio que controlaban, pero en esa parte apenas vive el 30% de la población. La coalición anuncia que el 85% de Yemen está bajo potestad de las fuerzas de Hadi. Pero en realidad, se encuentra bajo el control directo de fuerzas locales, principalmente apoyadas y entrenadas por Emiratos. Hadi ni siquiera puede regresar a algún lugar de ese 85%”, explica.

DATO SIDEBAR

El futuro de los niños de Yemen, en peligro

Por Unicef

  • Nacidos en guerra: desde que en marzo de 2015 se intensificara la violencia en Yemen, más de 2.200 niños han sido asesinados y unos 3.400 mutilados.
  • Azotados por la desnutrición: se estima que 1,8 millones de niños sufren desnutrición aguda, de los que casi 400.000 niños la padecen en su estado más grave, por lo que sus vidas están en riesgo.
  • Sin acceso a agua potable: 16 millones de personas no tienen acceso a agua potable segura e infraestructuras de saneamiento adecuadas, y tampoco cuentan con atención sanitaria. Sin agua potable ni servicios de salud es difícil frenar la propagación del cólera.
  • Educación interrumpida: el colapso de los servicios nacionales ha dejado a casi 2 millones de niños fuera de la escuela, incluidos 500.000 que la abandonaron desde la intensificación del conflicto en marzo de 2015.
  • Desplazamientos: hay más de 2 millones de personas desplazadas internas, de las que casi la mitad son niños.
Buildings and vehicles in and around the presidential compound are damaged after airstrikes in Sanaa, Yemen, Monday, May, 7, 2018. Airstrikes by the Saudi-led coalition fighting Yemen’s Shiite rebels targeted the presidency building in the heart of the Yemeni capital on Monday, leaving at least at least 6 people dead and 30 wounded, according to health officials. (AP Photo/Hani Mohammed)
COMPARTIR