Un virus del cerdo recientemente identificado puede encontrar fácilmente su camino en las células cultivadas en el laboratorio de humanos y otras especies, un descubrimiento que plantea preocupaciones sobre el potencial de brotes que amenazan la salud humana y animal.

Investigadores de la Universidad Estatal de Ohio, en Estados Unidos, y la Universidad de Utrecht, en Países Bajos, colaboraron para comprender mejor el nuevo virus y su potencial alcance. Su estudio, el primero en señalar la posible transmisión de este virus entre especies, se publica en la edición digital de la revista ‘Proceedings of the National Academy of Sciences’.

El deltacoronavirus porcino se identificó por primera vez en 2012 en cerdos en China, pero no se asoció con la enfermedad. Se detectó por primera vez en Estados Unidos en 2014 durante un brote de diarrea en cerdos de Ohio y desde entonces se ha detectado en varios países. Los cerdos jóvenes infectados experimentan diarrea aguda y vómitos. La enfermedad puede ser fatal. Hasta el momento, no se han documentado casos en humanos, pero los científicos están preocupados por la posibilidad.

“Antes de que se encontrara en cerdos, incluso en el brote de Ohio, solo se había detectado en varias aves“, dice la autora principal del estudio, Linda Saif, investigadora del Programa de Investigación de Salud Animal de Alimentos del Estado de Ohio en el Centro de Investigación y Desarrollo Agrícola de Ohio (OARDC, por sus siglas en inglés), en Wooster.

“Estamos muy preocupados por los coronavirus emergentes y nos preocupamos por el daño que pueden causar a los animales y su potencial para saltar a los humanos”, señala Saif, distinguida profesora universitaria de Medicina Veterinaria Preventiva. El surgimiento del nuevo virus es especialmente preocupante para los expertos veterinarios y de salud pública debido a su similitud con los virus que amenazan la vida y son responsables de los brotes de SARS (síndrome respiratorio agudo severo) y MERS (síndrome respiratorio de Medio Oriente).

La posibilidad de que un virus pase de una especie a otra depende en gran medida de su capacidad para unirse a los receptores de las células del animal o del ser humano, explica el investigador principal Scott Kenney, profesor asistente de Medicina Veterinaria Preventiva en ‘Food Animal Health’, un programa de investigación en OARDC.