La Policía de París confirmó que 15 personas fueron arrestadas y dos tiendas fueron vandalizadas durante protestas en la capital de Francia.

Los servicios públicos de Francia se paralizaron este martes cuando los funcionarios de todo el país se declararon en huelga contra las reformas económicas propuestas por el presidente Emmanuel Macron.

Según la Policía de París  15.000 manifestantes salieron a marchar a las calles de París este martes.

Este martes se llevó a cabo la tercera huelga nacional en Francia desde que Macron empezó su periodo de cinco años de gobierno el pasado mes de mayo, prometiendo recortar el gasto público y reactivar la economía francesa.

Los nueve grandes sindicatos del sector público participan en la huelga nacional, en una rara muestra de unión que no se había visto en el país en una década. Cerca de 130 protestas separadas están programadas.

El paro nacional empezó como una acción de los trabajadores ferroviarios del país, pero pronto se expandió para incluir a gran parte del servicio civil como profesores y personal médico.

Los controladores del tráfico aéreo se unieron, lo que produjo que se cancelaran decenas de vuelos. La autoridad de aviación francesa dijo que le pidió a las aerolíneas cortar el 20% de los vuelos desde y hacia Orly, que le sirve a la capital francesa, Marsella y Lyon.

Entre las reformas más polémicas de Macron están el recorte de 120.000 empleos administrativos y el cambio de algunos roles permanentes a contratos temporales. También habría cambios importantes en la compañía ferroviaria estatal SNCF, que ha tenido problemas durante años por las deudas.