Un hombre fue sentenciado a cuatro meses de prisión en el penal de Topo Chico por realizar una llamada falsa al 911 en el estado de Nuevo León.

En 2016, Lázaro “N” reportó una situación de riesgo en la casa de su expareja, provocando una movilización de corporaciones policiales; sin embargo, al llegar al lugar, se comprobó que era una llamada falsa, logrando identificar al responsable.

Por su parte, el Ministerio Público abrió una investigación y el 6 de diciembre de ese año, el imputado se acogió al Artículo 20 Constitucional para no rendir una declaración.

El 2 de mayo del 2017 se solicitó una audiencia para ormular la imputación y el 18 de octubre fue vinculado a proceso, el cual culminó con dicha sentencia el 23 de abril, aunque Lázaro “N” fue notificado el miércoles por un juzgado estatal sobre que tenía cinco días para entregarse.

La sanción se da luego de reformas al Código Penal del Estado de Nuevo León que entraron en vigor el 2013 e impusieron castigos de uno a ocho años de cárcel, cuando antes era de seis meses a cuatro años.

Se trata de la primera persona en ir a la cárcel por una llamada falsa en la entidad y se pretende que sirva como precedente.

Cabe recordar que, de acuerdo a cifras de la Secretaría de Gobernación (Segob), de enero a junio de 2017 el 89 por ciento de las llamadas al número de emergencia fueron improcedentes o falsas.