Un atentado con un coche bomba el viernes en Bengasi provocó la muerte de al menos siete personas, incluida una niña, y dejó 20 heridos en esta ciudad del oriente de Libia, indicó un funcionario de seguridad.

El estallido, el más reciente en sacudir la segunda urbe más grande del país, ocurrió detrás del mayor hotel de la localidad, el Tibesti, en una calle llena de comercios y personas, dijo el capitán Tarek Alkharraz, portavoz de las fuerzas armadas y policiales en Bengasi.

Ningún grupo se adjudicó inmediatamente la responsabilidad por el ataque.

Las tomas de video que circularon en internet poco después del estallido muestran un incendio masivo en medio de la calle Abdel-Nasser. Es posible ver columnas de humo denso elevándose en el cielo nocturno mientras se escuchan sirenas. Otras imágenes muestran automóviles destrozados y quemados, con gran cantidad de personas que observan lo ocurrido.

Bengasi se encuentra bajo el control del Ejército Nacional de Libia encabezado por el mariscal Khalifa Hifter, cuyas fuerzas y partidarios controlan el este del país. Hifter, que prometió erradicar a las milicias islámicas, lanzó una campaña militar en la ciudad en mayo de 2014 en respuesta a atentados con bomba y asesinatos, de los que se responsabiliza a extremistas islámicos tras el caos que sobrevino en el país al caer el dictador Moamar Gadafi durante una insurrección en 2011.

El año pasado, Hifter anunció que Bengasi había sido “liberada”, pero los problemas continúan y es usual que haya atentados y ataques en la ciudad. En enero, los estallidos de dos automóviles cerca de una mezquita en el vecindario Salmani dejaron 35 muertos.

En la actualidad el control del país está dividido entre un gobierno en el oeste y otro en el este, así como diversos grupos milicianos. Hifter es aliado del gobierno del este, el cual se opone al gobierno respaldado por las Naciones Unidas con sede en Trípoli, la capital.