Casi 50 por ciento de las comunidades mineras en México viven en la pobreza, indica Fundar, Centro de Análisis e Investigación, en el reporte Las actividades extractivas en México.

De acuerdo con el informe, del que da cuenta La Jornada, los ingresos por pago de impuestos son de sólo 4 mil millones de pesos, contra los 417 mil millones del valor de la producción, en tanto que no se conoce el destino de mil 736 millones de pesos del Fondo Minero.

Se reporta que el manejo de los fondos surgidos de la Reforma Energética ha sido opaco y se destinan recursos a entidades que ¡no tienen actividad en hidrocarburos!, como El estado de México.

En tanto, Coahuila es la entidad que más recursos ha recibido, con 27 por ciento del total, seguida por Tabasco, con 26 por ciento, aunque tiene menos áreas que Veracruz y Tamaulipas.

Angélica Enciso L. señala en su nota que de acuerdo con Beatriz Olivera, quien participó en la elaboración del informe, la pobreza, opacidad e impunidad predominan en la actividad minera y no pasa nada con la información difundida por la Auditoría Superior de la Federación (ASF) sobre la deficiencia en el manejo de los fondos.

Y es que, señaló, en materia de actividades extractivas hay poca transparencia y más de mil millones de pesos del Fondo Minero no se han reportado.

“No se sabe en qué se gastaron, se canalizó a municipios y hasta ahora no lo han reportado, incumpliendo las reglas de operación. En particular, en el de hidrocarburos se desconoce a qué se destinaron casi 200 millones de pesos”, sostuvo.

Olivera señala que en la actual administración, las industrias extractivas han dejado un país con más pobreza en los municipios mineros, pues casi 50 por ciento de ellos rebasan el promedio de pobreza a escala nacional.

En tanto, añadió, 54 por ciento que han recibido recursos del Fondo Minero tienen niveles de pobreza que rebasan el promedio nacional y 29 por ciento apenas está por encima de la línea de pobreza extrema.