Japón quiere llevar la delantera en el sector autónomo para los Juegos Olímpicos de 2020. El Gobierno del país anunció el pasado 4 de junio que lanzará un sistema de automóviles sin conductor que está planeado que llegue a las carreteras públicas de Tokio para dentro de dos años.

El objetivo es impulsar la inversión en este ámbito con un servicio que se probará este año para lanzarlo con motivo de los Juegos Olímpicos en la capital japonesa y empezar a comercializarlo en 2022. “Promoveremos una reforma regulatoria audaz que servirá como base para el cambio social”, afirmó el primer ministro, Shinzo Abe.

A pesar de que no se han dado más detalles específicos al respecto, la iniciativa viene de la mano de la instalación de puntos de servicio autónomo en más de 100 lugares del país para 2030.

Asimismo, los planes vienen acompañados de una propuesta para fomentar la investigación de la inteligencia artificial y la producción de plantas de energía virtuales con el objetivo de conectar el almacenamiento y la generación de energía de las instalaciones, informó Reuters.

El nuevo servicio ha sido la estrategia de Japón para mantenerse en el liderazgo de los coches autónomos en un contexto en el que la industria no hace más que aumentar y otros países como Estados Unidos están desarrollando importantes proyectos.

La innovación japonesa en el sector se ha centrado en fabricantes de automóviles como Toyota, el cual creó en marzo pasado el Toyota Research Institute-Advanced Development, o TRI-AD, enfocado a desarrollar sistemas de software para los vehículos sin conductor.

El instituto de investigación planea atraer una inversión de alrededor de 2.8 mil millones de dólares que puede ser el inicio de un gran liderazgo en el sector. Sin embargo, el país tiene que ponerse al nivel de estados como California, donde se lanzaron dos programas piloto para que los coches autónomos recojan a pasajeros.

El primer programa de prueba permitirá que se reserven viajes siempre y cuando esté un conductor de seguridad al volante. El segundo permitiría que los pasajeros se recojan en un punto de la ciudad sin el conductor pero, a cambio, será obligatoria que la compañía responsable monitoree el trayecto de forma remota.

La Comisión de Servicios Públicos de California estipuló que todos estos viajes deben ser gratuitos por ser el primer paso para la regulación de un servicio de vehículos sin conductor. Las empresas que quieran formar parte del proyecto deberán entregar a la entidad información como el total de kilómetros recorridos con los automóviles autónomos y los informes de los accidentes.

El servicio de coches autónomos japonés ha llegado justo después de que una gran parte de las empresas automovilísticas del país anunciaran la creación de un consorcio para generar mapas en 3D de alta definición con el objetivo de crear sistemas de cartografía y aumentar la seguridad de la conducción autónoma. Una serie de coches se utilizarán para mapear las carreteras de Japón y, a través de la tecnología de los vehículos, se recogerán hasta 27.000 puntos de información por segundo.

Los Juegos Olímpicos de 2020 serán la carta de presentación de Japón para su desarrollo en vehículos autónomos. Además del sistema de cartografía, su servicio de coches sin conductor se lanzará ese mismo año para demostrar el liderazgo. La competencia es muy grande pero el evento olímpico se convertirá en el escaparate perfecto para el desarrollo del Gobierno nipón en uno de los sectores automotrices más prometedores.