La revista MSystems publicó un estudio de la Universidad de Waterloo en Ontario, Canadá, sobre lo que pasa con el cuerpo humano al vivir con una pareja, principalmente con los microbios que viven a nuestro alrededor.

Las investigadores encontraron que cada persona de una relación influye en la comunidades microbianas de la piel de la otra, por lo que utilizando algunos algoritmos informáticos se puede emparejar a dos sujetos con un 86 por ciento de precisión.

Los pies son los que producen más intercambio de bacterias, a pesar de que los científicos no analizaron esta casualidad, se cree que podría ser por que las parejas caminan descalzas sobre la misma superficie, haciendo que se transmitan con mayor facilidad.

Te duchas y caminas descalzo en el mismo suelo, y este proceso probablemente sirve como una forma eficaz de intercambio microbiano con la pareja, y también con la propia casa“, aseguró Josh Neufeld, líder del trabajo.

Se analizaron un total de 340 muestras de piel de 10 parejas heterosexuales que actualmente se encuentran viviendo juntas, las muestras fueron recolectadas de 17 lugares diferente de sus cuerpo, incluyendo el ombligo, las axilas y las fosas nasales.

Sin embargo los investigadores encontraron que las comunidades de microbios obtenidas de los muslos, eran parecidas a las de algunas parejas del mismo sexo que viven juntas, deduciendo que esta influencia puede ser por la microbiología vaginal.

La mayor parte de las bacterias que se encuentran en el cuerpo humano son inofensivas e incluso beneficiosas, haciendo que los microbios patógenos que causan infecciones no se queden en esas zonas.

El resultado de este estudio coincide con algunos hechos anteriormente, mostrando que las parejas que viven juntos influyen mutuamente en la inmunología, sin el embargo el sistema inmunitario se tiene a reflejar en nuestra vida diaria, la dieta y el ejercicio, es por esto que se suelen enfermar igual por permanecer en el mismo ambiente.