El papa Francisco dijo el sábado a un grupo de ejecutivos del petróleo que la transición a fuentes de energía más limpias “es un desafío de proporciones históricas”.

Francisco añadió que la sociedad moderna, con su “movimiento masivo de información, personas y objetos requiere un suministro inmenso de energía”. Sin embargo, señaló, hasta mil millones de personas viven sin electricidad.

Las necesidades energéticas de todo el planeta deben cubrirse de formas “que eviten crear desequilibrios medioambientales resultantes en un deterioro y una contaminación muy dañinos para nuestra familia humana, tanto ahora como en el futuro”, indicó el papa en el encuentro.

La conferencia de dos días con directivos del petróleo termina el sábado, señaló el Vaticano. La cita está alineada con la encíclica publicada hace tres años por el pontífice, en la que pedía a la humanidad que salve el planeta del cambio climático y otros problemas medioambientales.

Entre los participantes estaban los jefes de la italiana ENI, la British Petroleum, la ExxonMobil la Statoil de Noruega, así como científicos e inversionistas. Las declaraciones que hicieron no fueron publicadas por el Vaticano.

Si bien Francisco felicitó a los ejecutivos por tomar en cuenta las repercusiones ambientales en sus planificaciones financieras, también les advirtió sobre los riesgos de “la exploración por fuentes fósiles de combustibles”, dos años y medio después de que el Acuerdo de París “claramente pidió mantener la mayoría de los combustibles fósiles en el subsuelo”.