La Secretaría de Marina-Armada de México (Semar) informó que inició una investigación sobre los presuntos casos de violaciones a los derechos humanos y desapariciones en Nuevo Laredo, Tamaulipas.

Por medio de un comunicado, la dependencia detalló que así se dio cumplimiento a las medidas cautelares emitidas por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) que consisten, entre otras cosas, en ordenar al personal naval a abstenerse de violar los derechos humanos y cumplir irrestrictamente las medidas cautelares dictadas por el organismo.

También instruyó a todo el personal naval desplegado en Tamaulipas a continuar de manera congruente con las citadas instrucciones, así como reforzar las medidas de supervisión a través de los Mandos Navales.

Además, continuó, se realiza una búsqueda diligente y efectiva de las personas desaparecidas, con la participación de las y los familiares de dichas personas.

Igualmente, “se autorizó que personal de la CNDH en compañía de agentes de la Procuraduría General de la República (PGR) y de la Procuraduría General de Justicia del Estado, inspeccionara las Bases de Operaciones del estado de Tamaulipas y Nuevo León“, refirió.

No obstante no ser competencia, ni atribución de esta institución realizar búsqueda de personas desaparecidas, se instruyó a los mandos de la primera región naval establecidos en el estado de Tamaulipas y de la Unidad de Operaciones Especiales, así como aquellas de cualquier unidad que desarrolle actividades en la citada entidad, que que en caso de localizar a las personas desaparecidas o algún cuerpo sin vida informen de forma inmediata y pongan a disposición de la autoridad correspondiente.

La dependencia señaló que, además, se efectúa una investigación exhaustiva e imparcial de los hechos referidos, salvaguardando el material probatorio existente.

Mencionó que “en aquellos casos en los que las personas desaparecidas hayan sido localizadas sin vida, se llevará a cabo una investigación acorde a los estándares internacionales“.

Igualmente, se ordenó dar vista por los hechos materia de cada caso, tanto al Órgano Interno de Control de la Secretaría de Marina, que será la autoridad al interior que iniciará a los procedimientos administrativos de investigación correspondientes, como a la Fiscalía General de Justicia Militar.

A la PGRse le hizo patente la plena disposición de esta institución para colaborar de manera amplia en las diligencias y requerimientos de información que se desprendan, para la investigación de los hechos que nos ocupan“, anotó.

También se garantizan condiciones adecuadas de protección a testigos y a sus familias que han estado denunciando los hechos referidos, así como a las personas defensoras de derechos humanos que actualmente asisten.

La secretaría explicó que ha girado instrucciones a los mandos de la Primera Región Naval establecidos en Tamaulipas y a la Unidad de Operaciones Especiales, para que se abstengan de realizar actos de molestia que carezcan de motivo y fundamento u orden de autoridad competente.

Asimismo, continuó, para permitir al personal del Comité de Derechos Humanos de Nuevo Laredo que realice sus funciones con plena seguridad y sin ser objetos de actos de violencia, intimidación u hostigamiento.

Se brinda ayuda inmediata y asistencia a las y los familiares de las personas desaparecidas, anotó al mencionar que “en este sentido, se brinda apoyo por medio de los instrumentos con que cuenta la Secretaría de Gobernación, PGR, Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas, gobiernos estatal y municipal”.

Indicó que se garantizó que los funcionarios que habrían participado en estos hechos sean suspendidos o apartados temporalmente de cualquier tarea o función que pudiese interferir con la efectiva investigación de los hechos y la búsqueda de las personas desaparecidas o que pudieran poner en riesgo a las familias de las víctimas, testigos o defensores de las víctimas.

Señaló que el 1 de junio de 2018 fue concentrado a la Ciudad de México el personal que se encontraba en las Bases de Operaciones de la Región Norte de Tamaulipas y Nuevo León, a fin de que esté disponible ante aquellas autoridades que así lo requieran.

Lo anterior, para que dichas instancias realicen las diligencias conducentes y resuelvan lo que a derecho corresponda. Asimismo, el personal que actualmente se encuentra desplegado en citada región, fue capacitado en materia de Derechos Humanos.

Destacó que la secretaría “es respetuosa de los ordenamientos institucionales que emitan las autoridades encargadas de velar por la protección y defensa de los derechos humanos en nuestro país, promoviendo la cooperación entre instituciones para el cumplimiento de las atribuciones de la CNDH“.

Mencionó entre ellas procurar la conciliación entre personas afectadas y las autoridades señaladas como presuntos responsables, así como la inmediata solución de un conflicto planteado, cuando la naturaleza del mismo así lo permita.