Para el director general de I(dh)eas, Litigio Estratégico en Derechos Humanos en México, Juan Carlos Gutiérrez, la separación de familias migrantes en Estados Unidos, y que afecta a menores de edad, puede derivar en que los niños sean víctimas de trata de personas, prostitución infantil o desapariciones.

El especialista de origen colombiano, estuvo en la Universidad Iberoamericana de Puebla, y dijo que “es una situación muy grave, porque hay niños detenidos, en los cuales es posible que se presente un daño irreparable tanto, además de que podrían perder el contacto posteriormente con su familia, ya que algunos de los padres han sido devueltos a territorio mexicano o centroamericano”.

Sentenció que estos actos son tratos o penas crueles y denigrantes, “tener personas detenidas, menores de edad, separarlas de su familia, son tratos o penas crueles, independientemente de la condición de las personas”.

Lamentó que México no haya asumido un compromiso fuerte sobre este tema, ya que no ha hecho una posición categórica, fuerte y profunda de pedir que se abra un debate en la (OEA) Organización de los Estados Americanos, como lo han hecho otros países.

Recordó que el ombudsman de Colombia, Ecuador, y Guatemala, presentaron una solicitud de medias cautelares ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, exigiéndole a la comisión que se pronuncie  y dicte medidas precautorias para proteger a los niños que en este momento se están deteniendo en la frontera de Estados unidos.

“En este momento la cancillería mexicano no ha reaccionado como debería de hacerlo, teniendo la posibilidad de convocar a la OEA, o teniendo la posibilidad en el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas de hacerlo. Solamente a través de Twitter, el canciller Luis Videgaray, además de felicitar a la selección mexicana, después de eso hizo un manifiesto al respecto”, subrayó.