Tras platicar en París con su nuevo homólogo español, Pedro Sánchez, el presidente de Francia, Emmanuel Macron, se mostró a favor de la imposición de sanciones financieras contra los países de la Unión Europea (UE) que rechacen acoger refugiados.

No podemos tener países que se beneficien masivamente de la solidaridad de la UE y que reivindiquen masivamente su egoísmo nacional cuando se trata de temas migratorios“, aseguró.

Macron, propuso, ante la crisis migratoria que vive Europa, la creación de “centros de desembarco” de inmigrantes.

Macron realizó la propuesta en el primer encuentro con el mandatario español en el palacio del Elíseo, marcado por la reciente crisis del buque de rescate de inmigrantes “Aquarius“, que Italia rechazó acoger.

Necesitamos un camino claro de solidaridad, no tratar caso por caso“, comentó Macron luego de una comida de trabajo con Pedro Sánchez, en el primer encuentro entre ambos desde la reciente toma de protesta del nuevo líder español, en la que abordaron además temas bilaterales y europeos.

Macron explicó que propondrá próximamente la idea de la creación de los centros de desembarco “en suelo europeo” a sus socios de la UE.

En los centros se gestionaría la situación migratoria de los refugiados y desde allí se les distribuiría a los países miembros de la UE o se organizaría su deportación, precisaron fuentes francesas.

De su lado, el presidente español propuso “reforzar desde la Unión Europea el diálogo, necesario e inevitable, con los países de tránsito y de origen” de la inmigración.

Mañana domingo, Macron y Sánchez participarán en Bruselas (Bélgica) en una mini-cumbre sobre migración y asilo en la que han anunciado su participación ocho líderes de países de la UE.