Luego de que durante su juicio del viernes admitiera haber intercambiado pornografía infantil a través de una red social en un momento de “conflicto interior”, el sacerdote italiano Carlo Alberto Capella fue condenado a cinco años de prisión y cinco mil euros de multa.

El también exdiplomático del Vaticano en Washington, Estados Unidos, se encuentra bajo arresto en el Vaticano desde el pasado 7 de abril, después de que el 21 de agosto de 2017 llegara la notificación del Departamento norteamericano de Estado del presunto delito.

Capella, de 51 años de edad, ostentaba el título de monseñor de forma honorífica, aunque no era obispo, y fue acusado de posesión e intercambio de material de pornografía infantil en septiembre del año pasado.

El juez consideró que la jurisdicción era de la autoridad judicial del Vaticano, ya que el presunto delito había sido cometido por un oficial de este Estado, aunque se refiriera a hechos en el extranjero.

El exdiplomático había pasado por las sedes de la India, Hong Kong y en la Secretaría para las Relaciones con los Estados en el Vaticano hasta recalar en la nunciatura de Washington.