Desde hace varias décadas en nuestros Comentarios a Tiempo, habíamos sostenido que cuando el pueblo mexicano elector tuviera conciencia de que su voto no sólo servía para elegir a uno o varios candidatos sino para premiar o castigar a políticos aspirantes a puestos de elección, a partidos políticos y a gobiernos, el engranaje social cambiaría totalmente.

En los prolegómenos de esta elección, para muchos sorpresiva, a pesar de los análisis que varios periodistas estuvimos haciendo, sobre todo en el sentido de la madurez de los electores, insistimos que ese detalle sustancial del voto, es decir que premia y que castiga se iba a ser presente.

Los descreídos y los soberbios inclusive se burlaban, también algunos compañeros al contrario de advertir sobre esta realidad se dedicaron a seguir con la campaña del odio.

Fue tal el absurdo, que mientras más atacaban al ahora presidente electo, Andrés Manuel López Obrador más subía en las encuestas.

Vele afirmar, aunque sea tema de otra entrega, que la agencias encuestadoras se reivindicaron, no fallaron, dijeron la verdad y las urnas les dieron la razón.

Sobre las llamadas encuestas del odio, del miedo, es de señalar que, hasta el autor o inventor de las mismas, el español Antonio Sola, más conocido como “el rey de la propaganda negra o guerra sucia”, con la victoria de Andrés Manuel, declaró, descarado, que ya no sirven. Nuevamente la madurez de los electores se impone y se han impuesto.

Lo anterior lo decimos porque esa guerra sucia que inventó la frase: “AMLO es un peligro para México”, medio le sirvió a Felipe de Jesús Calderón Hinojosa para entronizarse en el poder, puesto que desde siempre hemos sostenido que llegó al poder por medio de un descarado fraude, su misma frase del “aiga sido como aiga sido, nos da la razón. Aparte de fraudulento, descarado.

López Obrador arrasó en todo el país, todos los estados los ganó salvo Guanajuato; su Movimiento tendrá mayoría casi calificada en ambas cámaras del Congreso de la Unión y una gran mayoría en los de los estados.

En fin, ha quedado comprobado que el voto premia o castiga.

 

Periodista y escritor; presidente del Colegio Nacional de Licenciados en Periodismo, CONALIPE; Secretario de Desarrollo Social de la Federación Latinoamericana de Periodistas, FELAP; presidente fundador y vitalicio honorario de la Federación de Asociaciones de Periodistas Mexicanos, FAPERMEX, miembro del Consejo Consultivo permanente del Club Primera Plana y Académico de Número de la Academia Nacional de Historia y Geografía, ANHG. Agradeceré sus comentarios y críticas en teodoro@libertas.com.mx, teodororenteriaa@gmail.com Nos escuchamos en las frecuencias en toda la República de Libertas Radio. Le invitamos a visitar: www.felap.info, www.ciap-felap.org, www.fapermex.org, y www.clubprimeraplana.org 

COMPARTIR