Para el experto en administración financiera y bursátil de la Upaep, Anselmo Chávez Capó, el garantizar por parte de Andrés Manuel López Obrador, presidente electo, que no va a ver gasolinazos durante los primeros tres años, es hasta cierto complicado llevarse a cabo debido a diversos factores.

Primero –subrayó- se tendría que ver la manera en que se establece el presupuesto de ingresos para saber cuáles serán los elementos que va a tocar el nuevo gobierno en la función de los ingresos. Además, el precio de las gasolinas no depende únicamente del IEPS, sino del precio del petróleo y del tipo de cambio del dólar.

“Difícil podrá honrar a su palabra (AMLO), y no por factores de él, sino por factores externos; no depende del gobierno sino del entorno macroeconómico y del entorno de los negocios en México”, precisó.

Destacó que las promesa del presidente electo de que durante los tres primeros años los precios de gasolinas, gas, diesel y energía eléctrica no aumentarán más que en términos de la inflación, y después habrá disminuciones, cuando se aumente la producción; se podrán honrar en la medida que en el presupuesto de egresos considere el monto del IEPS en un monto menor.

“Pero no se podrá bajar el precio de la gasolina si el barril de petróleo está a 120 en Estados Unidos, o el tipo de cambio está en 22 p 23 pesos, y eso no depende de la administración mexicana, sino que en un determinado momento la política energética de Estados Unidos haya entrado o incidido en decir que ya no se le va a comprar petróleo a Irán, eso disminuye la capacidad de producción y encarece el barril del petróleo”, explicó.

Ante tal escenario, el académico agregó que cuando el gobierno mexicano establezca esa situación y si está en su elemento de tomas de decisiones el poder hacerlo podrá cumplir su palabra.

Y es que si bien subrayó que el gobierno electo dice que el precio se va a incrementar en la medida de la inflación, dicho costo no depende únicamente de esa variable, sino de varios factores, los cuales si se mueven hacia arriba “sería muy complicado para el gobierno poder cumplir esta situación, y si no se tendría que entrar a un esquema de subsidio”, precisó el especialista.

FOTOEspecial
COMPARTIR