La banda de punk Pussy Riot ha asegurado este domingo que cuatro de sus miembros, dos hombres y dos mujeres, han sido quienes han irrumpido este domingo en el campo durante la celebración de la final del Mundial de Rusia 2018. Los cuatro integrantes de este colectivo de origen ruso, que se opone al Gobierno de Vladímir Putin, han logrado burlar la seguridad y llegar hasta el terreno de juego, mientras Croacia y Francia se enfrentaban en el estadio Luzhniki de Moscú.

Los cuatro espontáneos entraron en el campo en el minuto 52 de partido desde detrás de la portería francesa e interrumpieron el partido brevemente, durante unos 25 segundos, según ha informado la agencia Reuters. Al llegar al terreno de juego, tres de ellos corrieron en diferentes direcciones, pero apenas pudieron avanzar unos 50 metros antes de que las autoridades los frenaran y los sacaran del campo. Una cuarta persona trató de correr hasta el césped, pero fue abordada en la banda. Reuters ha informado de que, según han precisado sus fotógrafos, los cuatro vestían uniformes de policías. Llevaban pantalón negro, camisa blanca, corbata y sombrero, y ofrecieron a los jugadores chocar las manos, algo a lo que, por ejemplo, accedió Mbappé.

Una de las integrantes de la banda, Olga Kurachiova, ha asegurado en declaraciones telefónicas a la agencia Reuters que ella es una de las personas que invadió el campo y que se encuentra detenida en la comisaría del estadio.

Los cuatro espontáneos entraron en el campo en el minuto 52 de partido desde detrás de la portería francesa e interrumpieron el partido brevemente, durante unos 25 segundos, según ha informado la agencia Reuters. Al llegar al terreno de juego, tres de ellos corrieron en diferentes direcciones, pero apenas pudieron avanzar unos 50 metros antes de que las autoridades los frenaran y los sacaran del campo. Una cuarta persona trató de correr hasta el césped, pero fue abordada en la banda. Reuters ha informado de que, según han precisado sus fotógrafos, los cuatro vestían uniformes de policías. Llevaban pantalón negro, camisa blanca, corbata y sombrero, y ofrecieron a los jugadores chocar las manos, algo a lo que, por ejemplo, accedió Mbappé.

Una de las integrantes de la banda, Olga Kurachiova, ha asegurado en declaraciones telefónicas a la agencia Reuters que ella es una de las personas que invadió el campo y que se encuentra detenida en la comisaría del estadio.

En el pasado, el grupo ha protagonizado numerosas protestas en contra del Gobierno de Vladímir Putin, de quien critican su “autoritarismo”. En el comunicado que el colectivo ha publicado este domingo en sus redes sociales y en el que informa de los motivos por los que ha irrumpido en el terreno de juego, Pussy Riot reclama el fin de los “arrestos ilegales en manifestaciones”, “que no se mantenga a gente en las cárceles sin motivo” o la “liberación de todos los presos políticos”.

“¡Noticia de última hora! Hace apenas unos minutos, cuatro miembros de Pussy Riot se presentaron en el partido final del Mundial de la FIFA. La policía entra en el juego”, comienza el comunicado. Pussy Riot añade que hoy se cumplen 11 años de la muerte del poeta ruso Dmitri Prigov y reivindica su autoría del concepto de la “policía celestial”, “portadora del patriotismo celestial en la cultura rusa”, y contrapone esta figura a la “policía terrenal”.

“La policía celestial, de acuerdo con Prigov, habla con el mismísimo Dios. La policía terrenal se prepara para dispersar las manifestaciones. La policía celestial toca suavemente una flor en el campo y disfruta de las victorias del equipo de fútbol ruso, mientras que la policía terrenal se muestra indiferente ante la huelga de hambre de Oleg Sentsov [el cineasta ucranio, activo opositor de las fuerzas prorrusas, que cumple 20 años de condena en el círculo polar ártico ruso por un delito de terrorismo tras haber sido detenido en Crimea en 2014]. La policía celestial se levanta como ejemplo de la nación, la policía terrenal hiere a todos”, continúa el colectivo.

“La policía celestial protege el sueño del bebé, la policía terrenal persigue a los presos políticos, encarcela a las personas por los reposts y los likes. La policía celestial es quien organiza el hermoso carnaval de este Mundial, la policía terrenal tiene miedo de la celebración. La policía celestial vigila cuidadosamente la obediencia de las reglas del juego, la policía terrenal entra al juego sin preocuparse por las reglas”, prosigue el comunicado.

“El Mundial nos ha recordado las posibilidades de la policía celestial en la gran Rusia del futuro, pero la policía terrenal, al entrar en el juego sin reglas, rompe nuestro mundo”, se lamenta Pussy Riot.

“Cuando la policía terrenal entra en el juego, exigimos: la liberación de todos los presos políticos, que no se encarcele por likes, el fin de los arrestos ilegales en manifestaciones, que se permita una competición política en el país, que no se fabriquen acusaciones penales, que no mantenga a la gente en las cárceles sin motivo, y que la policía terrenal se convierta en la policía celestial”, finaliza el texto