Un sarcófago de granito negro que ha estado enterrado por más de 2 mil años fue descubierto en la ciudad de Alejandría, Egipto; junto al objeto, fue hallado un busto de alabastro.

El ataúd, con dimensiones de 2.65 metros de longitud, 1.65 metros de ancho y 1.18 metros de alto, fue descubierto por un grupo de arqueólogos; se trata del mayor sarcófago encontrado en la zona.

Junto al sarcófago, que se encuentra perfectamente sellado, se encontró un busto de alabastro que habría sido desfigurado a propósito y que, muy probablemente, representa a la persona que fue enterrada.

Sarcofago
Facebook: Ministerio de Antigüedades de Egipto

El jefe de la expedición detalló que el sarcófago estaba enterrado a sólo 5 metros de profundidad; por su parte, el Ministerio de Cultura de Egipto, que compartió el descubrimiento, puso la zona “en cuarentena” para estudiar mejor el terreno en caso de que ocurriesen más hallazgos.

Los descubrimientos frecuentes de monumentos, objetos funerarios y en general del patrimonio cultural egipcio, hacen necesaria la realización de estudios siempre antes de realizar perforaciones para obras.

Se cree que el sarcófago pertenece al período Ptolemaico (300-200 aC), que inició con la muerte de Alejandro Magno, fundador de la ciudad.

Por ello, según la BBC, “el hallazgo ha generado especulación sobre la posibilidad de que sea la tumba perdida de Alejandro Magno, el rey de Macedonia que conquistó gran parte del mundo antiguo”.

Sin embargo, las autoridades egipcias han señalado que es más probable que se trate de un noble de la ciudad.