La brevedad es el alma del ingenio.

William Shakespeare

 

Una de las características principales de la vida moderna es el tiempo, ya que todo lo queremos hacer de la manera más breve posible. Por ejemplo, trasladarnos de un lugar a otro requerimos que sea en el menor tiempo posible, las reuniones de trabajo pedimos que sean lo más breve, así como el hacer compras, cargar gasolina y un gran número de actividades más.

¿Y para qué queremos que todo sea lo más breve? Generalmente para descansar. Olvidando que existe una ley conocida como la del mínimo esfuerzo que consiste en que ante varias posibilidades, la mejor opción es la que implique el menor gasto de energía, y en consecuencia de tiempo, eso no significa no hacer nada sino actuar de forma mucho más inteligente y eficiente.

Este ahorro de tiempo se ha trasladado hasta la literatura ya que existe una corriente que tiene por objeto desarrollar un escrito con el menor número de palabras y nos referimos al microrrelato. El cual consiste en un texto breve en prosa, de naturaleza narrativa y ficcional, que usando un lenguaje preciso y conciso se sirve de la elipsis (supresión de una o más palabras de una frase que deberían estar presentes pero sin las cuales se comprende perfectamente el sentido de la frase) para contar una historia sorprendente a un lector activo.

Los rasgos aplicables al microrrelato son varios, entre ellos: Hiperbrevedad, narratividad, concisión, estructura simple, personajes mínimamente caracterizados, metaficción, ironía, parodia, humor y exigencia de un lector activo. La brevedad es el rasgo característico de este tipo de textos. Contar el número de palabras es sólo una forma de ilustrar el concepto de brevedad.

Textos escritos u orales de corta extensión aparecen a lo largo de todos los tiempos: instrucciones sumerias y egipcias, fábulas, adivinanzas, parábolas, graffiti, etc. En el mundo occidental algunos casos paradigmáticos de escritura breve en el mundo grecolatino antiguo incluyen el aforismo, el epigrama o el epitafio. En la Edad Media en los llamados “Bestiarios” y más adelante en las “Sentencias de El conde Lucanor”, pero aún más atrás existen antecedentes en las parábolas de Jesús, vistas de forma individual, separadas del texto, como estructuras narrativas completas y breves, exigencia del microrrelato actual.

La escritura breve se practica, entonces, desde los inicios de la literatura. En las antiguas culturas no occidentales se puede mencionar, además de los casos en Sumeria, el de la India (el Panchatantra, por ejemplo), los Textos de los Sarcófagos egipcios, el haiku, entre otros. En el mundo occidental, manifestaciones de la escritura mínima se encuentran en las ya mencionadas fábulas (herederas del Panchatantra), epigramas, epitafios, aforismos, etc.

El “Dinosaurio” es un microrrelato del escritor guatemalteco de origen hondureño Augusto Monterroso, publicado como parte del libro Obras completas en 1959. Se le considera uno de los relatos más cortos en español, que dice lo siguiente:

Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí.

El dinosaurio fue considerado el relato más breve en lengua española hasta la publicación de otras dos obras durante el siglo XXI: una en 2005, “El Emigrante” y otra en 2006, “Luis XIV”.

El “Emigrante” es un microrrelato del escritor Luis Felipe G. Lomelí, nacido en Guadalajara, Jalisco, que incluyó en su libro “Ella sigue de viaje”, aparecido en el 2005. Se le consideró el relato más corto jamás escrito en castellano.

-¿Olvida usted algo?- Ojalá

La crítica indica que es un cuento introductorio, pero también de síntesis, es reflexivo y a la vez nostálgico, es doloroso al mismo tiempo que apasionado, es toda una historia en cuatro palabras.

En el año 2006 aparece “Luis XIV”, microrrelato de una sola palabra, el relato más breve. Éste se publica en “La mitad del diablo” del novelista español Juan Pedro Aparicio.

-Yo –

El relato hace referencia a la compleja monarquía absolutista del rey francés. Aspecto encapsulado en la famosa frase “El Estado soy yo”.

Pero, quien se lleva las palmas es “El Fantasma”, del escritor mexicano Guillermo Samperio, que muestra la página en blanco. El texto de este microrrelato es tan breve que incluso la inclusión de un punto ha servido como tema de discusión entre especialistas de la narrativa breve.

Nuestra aportación a este tipo de escritos – ¿.? – Con el significado de: ¿Dios existe?

Juzgue usted, amable lector.

 

Twitter @jarymorgado

jarymorgado@yahoo.com.mx

conoSERbien; www.sabersinfin.com

 

COMPARTIR