La periodista Lydia Cacho, reveló que uno de los policías que la torturaron hace 13 años al ser detenida por agentes policiacos, en represalia por la publicación de su libro “Los demonios del edén”, sigue trabajando en la corporación en Puebla: “en la Policía de Puebla”.

En una rueda de prensa que brindó en la Ciudad de México para dar a conocer que la ONU reconoció violaciones a sus Derechos Humanos por lo que se determinó que el Estado Mexicano debe: compensar del daño a la periodista. Investigación efectiva del caso. Y derogación del delito de difamación que aún es vigente en 8 estados.

Y es que el 16 de diciembre de 2005 Lydia Cacho Ribeiro fue detenida por la policía judicial de Puebla en Cancún, Quintana Roo, y trasladada vía terrestre a lo largo de mil 500 kilómetros hasta la capital poblana. En dicho proceso, de acuerdo a la periodista, fue agredida sexualmente. Es puesta en libertad después de pagar una fianza de 70 mil pesos.

“El comandante de la policía que me torturó está en prisión, en Quintana Roo, y ya fue sentenciado. El otro está “prófugo” (así entre comillas) trabajando en Puebla, en la policía de Puebla. Y todos los demás siguen impunes”, informó.

En ese sentido, indicó que la resolución de la ONU significa que se vuelve a abrir el caso.

Emitida el pasado 31 de julio, la resolución también pide que se juzgue y castigue a los responsables de estas violaciones, así como darle “una compensación adecuada” a la periodista. Y también adoptar las medidas necesarias para que, en el futuro, los periodistas y defensores de derechos humanos puedan ejercer su derecho a la libertad de expresión.

“Tiene mucho que ver con el sufrimiento de los demás, con la muerte de muchos de mis colegas, con la nueva generación de periodistas; me gustaría que no tuvieran miedo a hacer periodismo, que jamás sean perseguidos o algún camarógrafo le arranquen la cámara a golpes o a una mujer periodista la agredan”, expuso ante medios de comunicación.

Recordar que el 22 de diciembre de 2005 la autora del libro Los Demonios del Edén, investigación basada en testimonios de las sobrevivientes de una red de pederastía encabezada por el empresario Succar Kuri– presenta su defensa en el juzgado V de lo Penal de Puebla a la juez Rosa Celia Pérez González.