Este lunes a las 12:00 horas, los habitantes de la Ciudad de México escucharon por cerca de tres minutos una alerta en los altavoces de la alarma sísmica y una voz que indicaba “prueba de audio”, situación que en general no causó mayor impacto entre la población.

Según reportes oficiales, en el temblor del 19 de julio, alrededor de mil 481 altavoces y alertas sísmicas preventivas, de las 12 mil 354 que están colocadas, no se activaron y ello causó molestia entre la población.

De forma general, la prueba no afectó las actividades cotidianas. El tránsito vehicular fluyó con normalidad y el ir y venir de los transeúntes fue normal. Sólo en algunos caos la gente se detuvo unos instantes para escuchar la voz y el sonido de la alerta.

En una entrevista posterior a la prueba, el coordinador general del C5, Idris Rodríguez Zapata, dijo que se realizaron las reparaciones al equipo que falló y por ello están en la etapa de verificación, por lo que cada primer lunes de los meses subsecuentes se llevarán a cabo estas confirmaciones de buen estado de audio.

Para la ciudadanía que quiera reportar algunas fallas está disponible la línea telefónica de Locatel que es 56-58-11-11 y la cuenta de Twitter del C5 para cualquier comentario de la gente sobre el tema”, dijo.

El funcionario agregó que alrededor de 757 sistemas que ya eran obsoletos están en proceso de sustitución completa, los cuales tenían más de nueve años operando y requerían cambio.

Aclaró que el costo de estas reparaciones y sustituciones no fue adicional al programado en el apartado de mantenimiento preventivo y correctivo de todo el sistema de videovigilancia, que es de 138 millones de pesos anuales.