La deuda por la venta de un teléfono celular detonó los asesinatos de Sol y Graciela Cifuentes, académica de la UNAM, en el interior de su domicilio ubicado en la colonia Santa Rosa Xochiac, delegación Álvaro Obregón, el pasado 15 de marzo.

De acuerdo con datos asentados en la carpeta de investigación, el novio de Sol identificado como Alan “N”, actualmente detenido, peleó con su pareja, por lo cual, la profesora Graciela acudió al gimnasio donde el sujeto trabajaba para cobrarle un celular que le había vendido. El joven se negó a pagarle, pero más tarde acudió al domicilio donde presuntamente cometió los homicidios y le prendió fuego a la casa en un intento por desviar las investigaciones.

Por su parte, la Procuraduría General de Justicia capitalina señaló que, de acuerdo con las investigaciones por el doble feminicidio, en las huellas de lucha, defensa y forcejeo se registraron datos genéticos del agresor que resultaron coincidentes con la académica de la UNAM.

Las autoridades adelantaron que dicho dictamen será integrado a la carpeta de investigación como uno de los datos de prueba que se presentarán ante el juez de control del Tribunal Superior de Justicia capitalino, para vincular a proceso al inculpado.