La exconsejera presidencial Omarosa Manigault Newman dijo el domingo que grabó en secreto las conversaciones que tuvo en la Casa Blanca, incluido cuando el jefe de despacho John Kelly la despidió en la Sala de Crisis. De inmediato la inusual confesión provocó ataques de los aliados del presidente y de expertos en seguridad nacional.

Parte de su conversación con Kelly fue reproducida en el programa de televisión “Meet the Press” de la NBC en el que se presentó para promover su nuevo libro “Unhinged” (“Desquiciado”), que saldrá a la venta la próxima semana. The Associated Press escuchó en forma independiente la grabación de la conversación entre Kelly y Manigault Newman, que dijo era una de muchas que grabó en secreto para protegerse.

En su libro, Manigault Newman describe una imagen condenatoria del presidente Donald Trump, e incluso afirma sin presentar evidencia que hay videos donde se escucha a Trump utilizar una palabra denigrante para referirse a los negros mientras grababa el reality show “El aprendiz”, en el cual ella concursó.

Manigault Newman escribió en el libro que no había escuchado personalmente esa grabación de Trump, pero el domingo le dijo a Chuck Todd que, después de irse a imprenta, pudo escucharla durante un viaje a Los Ángeles

COMPARTIR