El Gobierno considera que España “no es el puerto más seguro” para el Aquarius, que ha pedido a la UE un lugar donde desembarcar a los 141 inmigrantes que rescató frente a las costas de Libia el pasado viernes, porque no es “el más cercano según lo establecido en el Derecho Internacional“.

Así lo indicaron después del llamamiento efectuado por las ONG SOS Mediterranée y Médicos sin Fronteras, que gestionan el buque y que como sucedió el pasado mes de junio han recibido la negativa de Malta y de Italia de atracar en alguno de sus puertos.

Se trata de la primera acción que realiza el Aquarius tras el rescate de 629 inmigrantes que efectuó en junio, cuando ya recibió el rechazo de Italia y Malta para poder atracar, lo que motivó que España le ofreciera hacerlo en el puerto de Valencia.