En enero de 2017, Roberto González fue golpeado por sus vecinos de tal forma que quedó parapléjico; por lo que este martes, la familia del empresario de Quintana Roo lo llevó hasta la casa de transición de Andrés Manuel López Obrador, en la Ciudad de México, para pedir su ayuda en el caso.

Nosotros lo que queremos es justicia, el caso se lleve sin impunidad y sin corrupción… y mi esposo tenga el trato médico correspondiente, con todos los cuidados que requiere”, aseguró, Rosalía Andrade, esposa del afectado.

De acuerdo con sus declaraciones, el también atleta sufrió la agresión dentro de su domicilio en Playa del Carmen, frente a su hijo de 11 años, luego de que el perro de su vecina, María Fernanda Salcedo Medrano, ingresó a casa del afectado y éste le pidiera a la dueña que lo controlara.

Tras marcharse, regresó con su marido, Rodrigo Galán, y empezó la golpiza que dejaría a Roberto paralizado del cuello para abajo; sin embargo, se encuentran libres porque presentaron un amparo.

Andrade consideró que los victimarios debieron corromper a las autoridades locales, pues ni el fiscal general ni el gobernador de Quintana Roo los han recibido para escuchar el caso.

Por su parte, Leticia Ramírez, jefa de la Oficina de Atención Ciudadana del presidente electo, recibió a los familiares de la víctima y permitió que Rosalía ingresara a la casa de transición.

A su salida, adelantó que será atendida por una colaboradora de Olga Sánchez Cordero, futura titular de la Secretaría de Gobernación (Segob).