Una falla estructural y las malas condiciones climáticas han provocado la caída de un tramo de aproximadamente 100 m del puente de Morandi de una altura de 90 m en la ciudad de Génova, Italia.


El viceministro de infraestructura, Edoardo Rixi, confirmó  la muerte de al menos 22 personas tras el derrumbe de dicho tramo y subrayó que “por desgracia aumentará el número de víctimas”


La sección colapsada del puente pasa por encima de una zona densamente poblada. Algunos bloques se han precipitado sobre edificios residenciales e industriales.

El gobierno italiano está siguiendo con atención la evolución  de la situación y esta tarde esta previsto que llegue a la ciudad el primer ministro, Guisseppe Conte.

La compañia Autostrade per l´Italia, que gestiona varias carreteras del país, dijo en un comunicado que ” Se estaba trabajando para consolidar el pavimento del viaducto”

“Se había instalado un puente grúa para permitir el desarrollo de actividades  de mantenimiento. Los trabajos y el estado  del puente estaban sujetos a la constante observación de las autoridades locales”