Al menos 17 soldados murieron y otros 19 resultaron heridos en un asalto talibán a una base del ejército de Afganistán en el norte del país, dijo el martes un vocero del Ministerio de Defensa.

Tras un sitio de tres días, los insurgentes atacaron la base ubicada en el distrito de Ghormach, en la provincia de Faryab, el lunes en la noche, explicó Ghafor Ahmad Jawed.

El jefe del consejo provincial, Mohammad Tahir Rahmani, señaló que 43 soldados fallecieron y resultaron heridos en la ofensiva, pero no ofreció más detalles.

Los talibanes lograron hacerse con el control de la base, conocida como Campo Chinaya, que acoge a alrededor de 140 soldados afganos, agregó.

Según Rahmani, durante el sitio los soldados no recibieron refuerzos y se quedaron sin munición, comida y agua.

El portavoz de los talibanes, Zabihullah Mujahid, reivindicó la autoría del ataque en Faryab y apuntó que 57 soldados afganos se rindieron y otros 17 fueron capturados en batalla. Los insurgentes se incautaron de ocho vehículos militares Humvees, añadió.

Por otra parte, funcionarios afganos dijeron que las fuerzas de seguridad lograron expulsar a los talibanes de Ghazni y que los combates, que están en su quinto día, se centraban ahora en las afueras de la ciudad.

Cientos de personas huyeron de los enfrentamientos, que comenzaron cuando los talibanes lanzaron su ofensiva el viernes y se han cobrado la vida de unos 100 efectivos de las fuerzas de seguridad y de al menos 20 civiles.

Mujahid negó que los insurgentes hayan sido expulsados de Ghazni y dijo que siguen librándose batallas esporádicas.