talibanes

Funcionarios afganos: talibanes matan 30 soldados en norte

Los insurgentes prendieron fuego a los puestos de control

Un asalto de talibanes a dos puestos de control próximos en el norte de Afganistán mató a al menos 30 soldados y policías, dijeron las autoridades el miércoles. Mientras, la vida regresaba poco a poco a la normalidad en partes de la ciudad oriental de Ghazni luego de una masiva ofensiva insurgente la semana pasada, aunque se registraron balaceras esporádicas en algunos vecindarios.

Los insurgentes prendieron fuego a los puestos de control, ubicados en el distrito de Baghlan-I Markazi de la provincia norteña de Baghlan, tras el ataque del martes en la noche, explicó Mohammad Safdar Mohseni, jefe del consejo provincial. Dilawar Aymaq, un diputado de la región, confirmó el asalto, que tuvo como objetivo un control del ejército y otro gestionado por la llamada policía local, formada por milicias reclutadas y pagadas por el Ministerio del Interior.

El vocero de los talibanes, Zabihullah Mujahid, se atribuyó la autoría del ataque.

Por otra parte, los residentes comenzaron a salir de sus casas y algunas tiendas reabrieron sus puertas en Ghazni, la ciudad oriental sobre la que los talibanes lanzaron una ofensiva coordinada el pasado viernes que sobrepasó a las autoridades y les permitió tomar algunos vecindarios. Las fuerzas afganas repelieron el asalto inicial pero en los últimos días enfrentaron problemas para expulsar a los extremistas de los barrios residenciales en los que se atrincheraron.

Estados Unidos y la OTAN realizaron ataques aéreos y movilizaron a asesores militares para ayudar a las fuerzas afganas en su lucha por mantener el control de la ciudad, que tiene unos 270.000 habitantes y está a apenas 120 kilómetros (75 millas) de la capital, Kabul.

“La vida está regresando a la normalidad”, dijo Arif Noori, un portavoz del gobernador de la región homónima. Al menos 35 civiles fallecieron en los últimos días. Los heridos seguían llegando al único hospital de la ciudad, que se ha visto sobrepasado por el número de víctimas, apuntó Noori.

Cientos de personas huyeron de los combates en Ghazni, que causaron alrededor de 100 bajas entre las fuerzas de seguridad afganas.

Además, los talibanes atacaron otro puesto policial en la provincia de Zabul, en el sur del país, a primera hora del miércoles y mataron a cuatro agentes, dijo el jefe de la policía de la región, Mustafa Mayar, apuntando que otros tres efectivos resultaron heridos. Siete atacantes fueron abatidos y otros cinco sufrieron lesiones durante una batalla en la que los talibanes emplearon artillería y armamento pesado, agregó.