Twitter se ha sumado a otras compañías prominentes de Internet para silenciar a Alex Jones, uno de los conspiranoicos de derecha que ha utilizado las plataformas tecnológicas para propagar información falsa.

Twitter se resistía a adoptar la medida a pesar de la presión pública, incluida la de sus propios empleados. Pero la renuencia duró menos de dos semanas.

El martes en la noche, Twitter anunció que suspendía siete días la cuenta personal de Jones porque violó las normas de la compañía contra la incitación de la violencia. Jones no podrá tuitear o retuitear pero si podrá hacer búsquedas en Twitter.

La sanción es benigna en comparación con las de Apple, YouTube y Spotify, que retiraron de manera permanente materiales publicados por Jones. Facebook suspendió a Jones 30 días y le canceló cuatro páginas, incluidas dos de su programa “Infowars”, que mantiene aún su cuenta de Twitter.