Este jueves, Gerardo Fernández Noroña, diputado federal electo, y Teresa Castell, excandidata independiente a la gubernatura del Estado de México en 2017, protagonizaron un pleito en redes sociales.

El primer golpe lo lanzó Fernández Noroña, al acusar que la exaspirante a gobernadora lo llamó “piojoso”.

Castell respondió que solamente le dio su punto de vista como ciudadana y que él se puso a ofender porque “se le están llendo las cabras al monte (sic)”.

Entonces comenzó el intercambio de golpes y piquetes de ojo, sacando algunos “trapitos sucios”.

Incluso llegaron los señalamientos de “quién vivía del pueblo”.

Hasta de su apariencia hablaron.

Y como sigue fresco el tema de la zona VIP en el aeropuerto, pues también había que mencionarlo.

¿Será que en la política no hace falta un referee?