Gonzalo Hernández Licona, secretario ejecutivo del Consejo Nacional de Evolución de la Política de Desarrollo Social (Coneval), señaló que existen las condiciones para elevar el salario mínimo a 100 pesos diarios sin afectar el mercado laboral o generar presiones inflacionarias.

El investigador apuntó que el salario mínimo en la actualidad “es tan bajo” que puede sufrir nuevos incrementos sin mayores repercusiones a nivel macroeconómico.

“El gobierno actual incrementó el salario mínimo del 8 al 9 por ciento, creemos que se puede seguir incrementado sin que haya efectos inflacionarios. Creemos que sí es factible tener un salario mínimo cercano a los 100 pesos diarios, y creemos que no generaría efectos a corto plazo”.

Además, destacó que en 43.6 por ciento de los mexicanos viven por debajo de la línea de la pobreza, lo que equivale a 53.4 millones de personas; de este universo, 9.4 millones (7.6 por ciento) se encuentra en pobreza extrema.

En este sentido, aplaudió los esfuerzos iniciados en el año 2016 para ajustar el salario y permitir que recupere su poder adquisitivo, al pasar de 73.04 a 88.36 pesos. El presidente electo Andrés Manuel López Obrador pretende acelerar este proceso de recuperación para llegar el indicador a 100 pesos diarios, y a 176 en los municipios de la frontera norte.