Una policía de Buenos Aires estaba de servicio en un hospital público de la ciudad cuando se percató que un bebé lloraba y nadie lo atendía, por lo que decidió amamantarlo para que se tranquilizara.

La policía de Buenos Aires, Celeste Ayala, amamantó a un bebé que lloraba incesantemente y a quien nadie atendía en un hospital público.

Mientras estaba de servicio, la policía se percató que un pequeño de menos de un año no dejaba de llorar, por lo que pidió permiso a los médicos para cargarlo y alimentarlo.

Marcos Heredia, su compañero, en el hospital le permitieron tomar al bebé, pero antes le advirtieron sobre “la mugre y el olor” del pequeñito.

Celeste no tomó importancia a los comentarios de los médicos y decidió arroparlo y amamantarlo, logrando tranquilizarlo.

“Hoy, 14 de agosto, día de la mujer policía te pasaste compañera, Cele Ayala, oficial de policía CP de Berisso”, escribió Marcos Heredia en su publicación de Facebook.

Al momento, la fotografía ya ha sido compartida 72 mil veces y reúne más de 90 mil reacciones y cientos de elogios.