Una avioneta con tres tripulantes a bordo se desplomó mientras intentaba despegar en un poblado del municipio de Canelas, Durango.

En la aeronave, modelo Cessna y perteneciente a la empresa Aeropuerto Taxi Pitt, con domicilio en Sinaloa, viajaban Fernando Rivas, trabajador de Telecomm; el piloto José Juan Torres y su auxiliar Rumualdo Angulo.

La Dirección Estatal de Protección Civil de Durango informó que todos salvaron su vida después del accidente.

Al percatarse del desplome de la avioneta, pobladores de la comunidad de Los Zapotes acudieron en auxilio de los heridos, quienes pudieron salir del aparato por sus propios medios.

Los sobrevivientes fueron trasladados a un hospital en Culiacán, Sinaloa; las primeras versiones apuntaron que sólo el piloto presentó una fractura en la pierna.