Unas 90 familias de las dos Coreas se reunieron el lunes en Corea del Norte, llorando y abrazándose después de haber sido separadas durante más de seis décadas por la Guerra de Corea de 1950-53.

Las breves reuniones durarán en total sólo 11 horas en los próximos tres días en el complejo turístico de Mount Kumgang después de que ambos paísesreiniciaron los intercambios este año tras una crisis por los programas nucleares y de misiles de Pyongyang.

El líder norcoreano, Kim Jong Un, y el presidente surcoreano, Moon Jae-in, acordaron la nueva ronda de reuniones durante su primera cumbre en abril.

Unos 330 surcoreanos de 89 familias, muchos de ellos en sillas de ruedas, se reunieron con 185 parientes de Corea del Norte, abrazándose entre lágrimas, alegría e incredulidad.

Algunos tenían dificultades para reconocer a familiares que no habían visto en más de 60 años.

¿Cuántos años tienes?”, preguntó Kim Dal-in, de 92 años, a su hermana, Yu Dok, tras mirarla brevemente en silencio.

He vivido todo este tiempo para reunirme contigo”, respondió la anciana de 85 años, secándose las lágrimas mientras sostenía una fotografía de su hermano durante su juventud.

 

 

FOTOEspecial
COMPARTIR